Black Mountain es una banda que te transporta en tiempo y espacio. Cuando los escuchás, podés creer fácilmente que se trata de un disco de los 60 o 70’s sin ningún problema ni cuestionamiento. Dibujando sobre la base del blues y el rock psicodélico retro, Black Mountain nace en 2004 en la ciudad de Vancouver, Canadá. Formada por Stephen McBean; el grupo reúne a éste como vocalista y guitarrista principal, y a cuatro miembros más: Amber Webber como segunda voz, Mateo Camirand en bajo, Jeremy Schmidt  en teclados, y Joshua Wells en batería. Más tarde, Matt dejaría la banda y pasaría al bajo Arjan Miranda.

Apenas conformados, editaron un primer single bajo el sello JagJaguwar, “Druganaut”, una canción que repite un riff durante sus casi 4 minutos de duración, y que te inspira a seguir el ritmo acompañado con guitarras a lo Led Zeppelin y la voz femenina de Amber haciendo coros. Más tarde este tema sería incluido en el primer álbum del grupo, titulado ‘Black Mountain’ , lanzado en 2005, bajo el mismo sello.  Este disco contiene nueve temas que reflejan el sonido de un nuevo rock clásico, fresco y poco familiar. El álbum se realizó con 1000 dólares, y el sello le dijo a la banda que si vendían 3000 copias, estaría bien. Pero se vendió mucho más que eso, y la prensa alrededor del globo comenzó a promocionarlo con buenas críticas. El éxito de este primer material los llevó a salir de su ciudad natal para tocar en escenarios del resto de Canadá, Estados Unidos y Europa, donde hicieron relación con muchas otras bandas de la escena. McBean recuerda: “las primeras giras fueron bastante caóticas, ni siquiera armábamos lista de temas, simplemente sentíamos la energía del lugar y tocábamos”.

 “Cuando hicimos el primer álbum, no había muchas expectativas. Esperábamos que quizás 20 personas lo escuchasen. Así que todo lo que pasó después de él, fue genial”. dice. Y así fue. El rápido éxito de Black Mountain los llevó a recorrer varias fechas junto a la banda Coldplay ese mismo año.


En junio de este año, re-editaron el álbum homónimo de la banda en el marco de su décimo aniversario. El mismo contiene 7 temas más que la versión original, una serie de canciones rescatadas de los archivos de Black Mountain, y, los temas ya conocidos, remasterizados.

Tres años después, en 2008, la banda edita su segundo disco: In The Future.  El arte de tapa del disco fue diseñado por el tecladista de la banda, Jeremy, influenciado por el trabajo del diseñador gráfico Storm Thorgerson, el cual trabajó con grandes bandas como Led Zeppelin, Pink Floyd, Black Sabbath, Genesis, y demás, lo que deja notar la clara influencia de estos clásicos grupos en el sonido de la banda.

“In The Future” aumenta aún más las expectativas de la banda, deleitándonos con un sonido más pulido, siguiendo la línea que caracteriza a Black Mountain, jugando sobre el rock psicodélico y el blues. El track que abre el álbum, “Stormy High”, contiene un riff agresivo y teclados que caben a la perfección, y que nos dejan con ganas de más, a lo que le sigue un tema un tanto más tranquilo y relajado, “Angels”.

“In The Future” fue grabado en tres estudios diferentes, y el tema “Stay Free” – tal vez uno de los mejores del disco, que logra atraparnos con sus guitarras acústicas y las voces de McBean y Amber – fue grabado, mezclado y producido por Dave Sardy, conocido por haber trabajado con los Rolling Stones, Oasis, y Ringo Starr.   Tal vez la canción que mas resalte de entre los diez tracks que conforman el álbum, es “Bright Lights”, una canción totalmente psicodélica que nos hace transportar a otro lugar.

En 2010, ve la luz “Wilderness Heart”, el disco mejor logrado de la banda, el cual fue nominado a varios premios.  El mismo fue grabado casi en su totalidad en Los Ángeles, a diferencia de sus anteriores materiales. Los miembros de la agrupación dijeron que el cambio del lugar donde grabaron impactó mucho en la realización del disco: “Las sesiones de LA tienen un ambiente libre y veraniego, a diferencia de las sesiones que tuvimos en Seattle, realizadas con tiempo gris, rodeados de lluvia, tiene una sensación más fría”. Además, también fue el álbum que menos tiempo tardaron en realizar: les tomó 4 meses, y el resultado fueron 10 canciones con un sonido perfecto, y este incluye, los mejores temas que tiene la banda, entre ellos “The Hair song”, una canción folk/ pop  que no deja de tener el sonido rock característico de Black Mountain. Por otra parte, la canción que le da título al disco, “Wilderness Heart”, es uno de los temas más agresivos y atrapantes.

Este gran disco los llevó a realizar una gira de casi 5 años – recién finalizada – a lo que el tecladista dijo “Estuvimos de gira un montón, tanto que parecieron más meses de los que fueron. Necesitábamos un descanso para hacer nuevas cosas”. Y con nuevas cosas se refirió a un nuevo álbum. Desde diciembre de 2014 están trabajando en nuevo material, que conformarán un disco que saldrá este mismo año, posiblemente titulado Volumen IV, debido a que “hay muchos grandes discos titulados Volumen 4, como el Volumen 4 de Black Sabbath o el de Toto” – según Jeremy -. Este disco será más experimental, con cambios bruscos donde la lógica de las canciones son un tanto más extrañas que las del disco anterior.  De todas formas, de acuerdo a lo adelantado por la banda, el nuevo material seguirá teniendo el sonido retro-rock característico de Black Mountain, pero con algunas innovaciones.  “Cada canción es un poco diferente. Yo diría que una buena parte de ella es Stephen (McMean: cantante, guitarrista) que viene con la base para una canción. Y luego nosotros zapamos y escribimos diferentes partes y otras cosas.”  Jeremy – tecladista-  ha escrito por primera vez una canción para este álbum, lo que nunca ha hecho. “Más allá de todo, somos una banda y trabajamos juntos para que todo suceda”.

Encontralos en:

Black Mountain page
Black Mountain Facebook