En diciembre pasado, la banda platense Corteza nos presentó su segundo larga duración: “Las cosas que nos pasan a todos”. Este es el sucesor de “Del Centeno al caos”, editado en 2015.

Si bien la potencia y energía de su anterior disco no se pierde en ningún momento, “Las cosas que nos pasan a todos” está compuesto por once canciones que nos muestran otra cara de Corteza, un poco más cancionera, melódica y al mismo tiempo, punk.

La agrupación conformada por Federico Juárez (guitarra y voz), Bruno Pierolivo (guitarra, trompeta), Federico De Battista (bajo) y Federico Crespo (batería), estuvo charlando con Cuánta Rock acerca de este nuevo material, el cual marca un quiebre en Corteza.

Cuánta Rock: ¿De dónde sale la inspiración para componer las canciones?
Básicamente las canciones que componemos surgen de la fusión de ideas que proponemos entre los cuatro. Generalmente como banda vamos pasando por distintas etapas de escucha musical, hemos tenido épocas donde escuchábamos más música stoner, otras un poco más surfer. Para “Las cosas que nos pasan a todos”  la influencia más clara que tuvimos fue la banda King Gizzard & The Lizard Wizard.  De todas formas, no es que estamos los cuatro escuchando todo el tiempo la misma música, sino que cada uno va haciendo su exploración musical por su lado, y eso después se nota a la hora de la composición. Es sumamente fructífero que suceda eso, ya que nos amplía el espectro de recursos y/o ideas a la hora de componer. Y fuera de las influencias que también inspiran, la inspiración viene mucho de los sentimientos y las emociones más cotidianas, esas que cargamos día a día, y tenemos la suerte de poder volcarlas en un instrumento o de algún modo cada vez que nos encontramos.

CR: Puede ser que el disco anterior sea un poco más fuerte y este, más indie, ¿a qué se debe esta evolución o transformación?
Creo que tiene que ver con varias cosas: por un lado a través de Del Centeno al Caos” pasamos por un proceso de inserción en el under, lo que nos llevó a ir conociendo y encontrándonos con otras bandas de las cuales decidimos tomar influencias ya que nos agradaba la música que ellos hacían. Por otro lado, naturalmente Corteza tuvo un proceso de transformación, ir conociéndonos y conectándonos más entre nosotros, ir bajando ansiedades y la manija con respecto a la música que íbamos haciendo año a año. Esto se puede notar también entre Corteza I  (EP) y Del centeno al caos. Y de hecho hay temas que nunca salieron a luz previos al Corteza I, los cuales eran prácticamente otra música. Creo que a medida que fuimos componiendo fuimos encontrando cada vez un estilo más claro, cuestión que nos fue encausando en buscar cada vez sonidos y composiciones cada vez más definidas.

CR: ¿Qué diferencias encuentran ustedes entre “Del centeno al caos” y este nuevo disco?
La principal diferencia entre “Del centeno al caos” y “Las cosas que nos pasan a todos” parte principalmente del proceso de composición. Para lograr este último disco lo que hicimos fue partir de cero, componiendo las canciones de forma acústica, pensando las partes, incluso las letras. Una vez que logramos armar el disco entero, recién en ese momento fue cuando decidimos pasar a la sala. Lo que generó esto fue que logramos un disco mucho más hermanado, que intenta guardar una unidad de sentido desde el principio hasta el final del disco. De hecho, por eso también nos propusimos armar el disco en bloques de temas enganchados. Hay un intento de contar una historia a través de las canciones, y eso es algo que en “Del centeno al Caos” no sucedió. Su proceso de creación partió desde la sala misma con sonido al palo y de Ideas, riffs, zapadas, que iban surgiendo ensayo a ensayo, y nosotros las íbamos pegando tipo collage, a las cuales una vez grabadas recién les hicimos las letras.

Creo que esto marca la diferencia entre los discos de la banda, por lo menos para nosotros. Por otro lado, como hablábamos en la pregunta anterior, bajamos un poco los humos en cuanto a lo “pesado” si se quiere de Del Centeno. Incluso este disco tiene una canción que se podría guitarrear en una fogata (“Tan loco y tan Bien”) que es algo que creemos no había salido nunca en Corteza. También nos parece que explotamos una actitud más punk en este nuevo disco, en Del Centeno era todavía un poco más insipiente, se asemejaba más al Stoner si se quiere.

CR: ¿Cómo fue el proceso de armado del disco?
El disco se pensó de modo diferente al anterior de entrada. La idea era cambiar un poco la estructura volada de “Del Centeno” y decidimos probar componiendo acústicamente todo el disco. Después paso a la sala y a ver como sonaba “amplificado” pero repetimos la experiencia de grabar el disco en vivo, porque nos gusta esa energía que deja el hecho de grabar todos juntos y de un tirón, el sentimiento del vivo! Se grabó en Kam Estudio en una jornada de 8 HS y pasó por las perillas del Cana San Martin. La tapa es trabajo de “Puppa” Tomás Rivero (Piola: su estudio) un amigo diseñador que admiramos muchísimo, no dudamos en pedírsela a él y nos tuvo toda la paciencia.

CR: ¿Cuáles son las principales cosas que nos pasan a todos para ustedes?
Creemos que “Las cosas que nos pasan a todos” tiene que ver con aquel desafío que conlleva compartir un proyecto o una vida entre nosotros los humanos. Este tipo de relaciones siempre tienen sus altos y bajos y a veces se pueden parecer  a un problema. Hay un montón de cosas que se aprenden, sin embargo, lo más complejo de esto siempre termina siendo el hecho de cómo poder ir para adelante poniéndose de acuerdo entre varias personas, dejando de lado algunas mochilas que todos cargamos. Cuando esto se logra, el disfrutar individual y colectivo de las cosas que hacemos, conectarnos y compartir se vuelve algo maravilloso. Ese desafío representa esas cosas que nos pasan a todos. Así mismo, desde las letras, esta vez nos pusimos un poco sentimentales y ninguna canción de este disco tiene demasiada metáfora, hicimos letras simples, que surgieron de pensar en diferentes emociones. Las letras hablan de amistades, encuentros, soledades, miedos y alegrías y eso también pensamos cuando decimos nos pasan a todos.

CR: ¿Qué buscan provocar en la gente al escuchar “Las cosas que nos pasan a todos”?
Nada en particular. Cuando te levantas todas las mañanas y ves que la vida, los sueños, las personas seguimos arrodilladas, sabemos que cada uno tiene una manera de sentirse vivo,  de ponerse de pie ante este mundo, al menos,  de una mínima manera en algún momento del día, de la semana o lo que sea. Nuestro modo es la música, es lo que nos abstrae, nos hace bien, hacemos catarsis, psicosomatizamos positivamente si se quiere. Nos hace bien y nos encanta hacer música y ese momento de conexión en el que nos encontramos los cuatro es magia pura. Si se da que algunas personas simplemente disfruten de escucharnos, o que alguna frase o riff les toque una fibra emocional, está buenísimo!  Y esto probablemente también aumente aún más nuestras ganas de seguir sintiéndonos vivos a través de la música.

CR: ¿Dónde estuvieron tocando y que nos pueden contar de sus presentaciones en vivo?
Este año estuvimos tocando bastante acá en el circuito platense, en algunos ciclos gracias a los chicos de Bisonte con su Ciclo Estación Humo, a la hermosa gente de Unclan en su Casa Unclan y Casa Sónica, y a Compacta Discos en Capital Federal.
Lo que nos gusta de las diferentes situaciones en las que se da tocar, es que un día estas tocando con Leticia Soma que tiene toda la distorsión encima y en otro momento estas tocando con Ramiro Jota, que la rompe, y quizás no es nada que ver entre lo que hacemos todos. Así este año también tocamos con Telepatina, La Chicharata y La AntropofÓnica que son bandas de cumbia y afrobeat, con bandas de Punk, Rock alternativo, indie y metal. Nos gusta poder compartir fechas con palos completamente distintos y ver que el público puede saltar de una música a otra sin problemas, y se puedan copar tanto con nosotros, en bailar, dar unos cabezazos y hacer pogo, como con las bandas de Cumbia o Afrobeat o el estilo que sea de la banda que compartimos una fecha.