Aunque ya no podemos situar a Tame Impala dentro del under debido al  gran éxito que ha logrado en este corto tiempo; en nuestro país solo son conocidos por ciertas personas, que suelen estar  muy metidas dentro de lo que es el mundo de la música. Y por eso, es que nos tomamos el tiempo de dedicarle un lugar a esta gran banda que merece ser escuchada por mucha más gente.

La primera vez que escuché esta banda, pensé automáticamente: – y creo que todos lo hicimos- ¡Re-encarnó John Lennon! Y, aunque  que la voz trata de imitar el tono de ésta, y también tiene algunas modificaciones hechas por encima;  no deja de ser muy similar a la del ex beatle (y hasta me atrevería a decir que en algunas ocasiones,  también a la de Paul). Ya de primera mano, así nomás, hace captar nuestra atención. Y así tan fácilmente,  nos atraparon con el viejo recurso de lograr un sonido similar a los grandes Beatles, una fórmula que nunca falla.  Aunque, que el líder de la banda, al escuchar tantas comparaciones al respecto, en varias ocasiones declaró que no es un fan de los Beatles y que nunca los ha escuchado con mucho detenimiento: “No son una gran influencia en mi vida”. ¿Se lo creerá? En las interpretaciones en vivo sale a tocar con una guitarra Rickenbacker – utilizada por John Lennon – y su ex bajista tocaba con un bajo Hoffner – bajo clásico utilizado por Paul McCartney – ¿casualidades nada más?

TAME-IMPALA-2
La banda australiana – provenientes de la ciudad de Perth – está conformada por Kevin Parker (guitarra, voz), Jay Watson (sintetizador, guitarra, voz), Dominic Simper (guitarra, sintetizador), Cam Avery (bajo) y Julien Barbagallo (batería).

Aunque tal vez denominar a Tame Impala como banda sea algo ambiguo.  El grupo comenzó en 2007, como un proyecto del  vocalista y guitarrista Kevin Parker, el cual escribe, toca, graba y produce toda la música.  Así que Tame Impala es Kevin Parker. “No me siento mal grabando todo yo, para nosotros Tame Impala es un proyecto de Kevin Parker y todos nosotros tenemos un proyecto individual. Es algo personal”.

Pero Parker no comenzó en 2007 con esta idea. Desde los 12 años más o menos que está experimentando con grabar música de forma casera, y nunca dejó de hacerlo, incluso cuando formaba parte de otras bandas. “No conozco la línea entre ser músico y ser productor. No es que yo me siento y digo: voy a producir este álbum, sino que solo lo hago. Es la forma que conozco de hacer música”.
tameimpi

Tame Impala emergió tras estas experimentaciones de Kevin, el cual subió algunas de sus canciones a MySpace. Esto logró llamar la atención de un gran número de discográficas, por lo que en 2008 firmó con Modular Recordings, un sello independiente. Luego de esto, se lanzó su primer EP homónimo, el cual muchas personas creen que su título es: Antares, Mira, Sun, debido a la portada del mismo.

El diseño de la tapa es una interpretación de Parker de una diapositiva que vio en una conferencia de astronomía. Esta explicaba la diferencia de tamaño entre las estrellas Antares, Mira y el sol. “El arte de tapa está destinado a ser una pintura; una interpretación de un diagrama, y todo el mundo quiso buscarle un sentido. Salieron reseñas a decir que nuestro EP se titulaba Antares, Mira, Sun, cuando no era así”.

Dejando de lado este malentendido entre medios y artista, el EP fue una recolección de canciones de Parker hechas desde 2003, que no estaban pensadas para transformarse en un EP, sino tan solo para ser grabadas y “mostrárselas a sus amigos”. El material contiene 6 canciones, entre ellas, “Desire Be Desire Go”, tema más tarde incluido en el primer disco de la banda.

Ese mismo año, la agrupación le hizo de soporte a bandas de la escena, como MGMT y The Black Keys.

Ya en 2010, Tame Impala edita su primer álbum: Innerspeaker. La vibra de fines de los 60 y principios de los 70’s están presentes, pero, pasadas por un filtro de música actual, donde el rock psicodélico se mezcla con el indie.  Abre el álbum  “It’s not meant to be”, una canción con una gran línea de bajo (como casi todas las del disco).

El título del disco Innerspeaker (traducido: altavoz interior o portavoz interior) fue seleccionado por Parker, que le vino a la mente al tratar de explicar “el sentimiento que te agarra cuando estas más inspirado; cuando la idea de una canción te aparece claramente, y si alguien enchufara un equipo de sonido a tu cerebro, serían capaces de escucharlo”.

Las canciones de Tame Impala suelen ser largas, y experimentales. Tal vez, cuando los escuches, se te venga a la mente la siguiente frase: ¿qué se fumaron? Pero capaz las ideas de música psicodélica no vengan tan solo tras resultados alucinógenos, sino de la mente de un chico de veintipico obsesionado con el espacio, los sonidos y los colores: “La imaginación y los sueños de la gente son mucho más jodidos que las drogas. Esto es simplemente cómo suena la música cuando la imagino”.

Las comparaciones con los Beatles son inevitables: en Desire Be Desire Go no podemos obviar decir que las dos veces del final nos recuerdan a las armonías vocales de John y Paul en Rain.

El álbum fue grabado entre junio y agosto de 2009 en una casa enorme en una playa de Australia, totalmente aislados: “sin televisión, sin señal, sin internet y sin teléfonos”. Pero que, fue “uno de los mejores paisajes” y una gran influencia inconsciente en la grabación del disco. La mayor parte del material fue grabado y producido por Parker, con Jay Watson y Dominic Simper (miembros de la banda) contribuyendo en piezas pequeñas de la grabación. A diferencia de lo anterior de Tame Impala, este álbum estuvo mezclado por Dave Fridmann, productor de The Flaming Lips. En un primer momento, Parker había tenido la intención de hacer todo el álbum por sí mismo; grabación, mezcla y producción, pero se topó con problemas.  Al mezclarlo, no podía conseguir los sonidos que él quería. Al ver el resultado final del disco, llegó a la conclusión de que “no había manera de poder hacer sonar el disco tan bien como lo hizo Dave Fridmann”, al que su trabajo le dio “un sentimiento distinto al álbum”.

Entre los mejores temas del disco se destacan “Lucidity” y “Solitude is Bliss”.

Dos años más tarde, en 2012, Tame Impala edita su segundo álbum: Lonerism, que al igual que el primero fue compuesto, tocado, grabado y producido por Parker, con la contribución de Jay Watson en dos tracks.

Parker comenzó a escribir y grabar nuevo material para Lonersim casi inmediatamente después de lanzar Innerspeaker: “Empecé a escribir canciones directamente después del primer disco, pero me dije a mi mismo que no me apuraría ni me pondría presión”. A diferencia de Innerspeaker, el cual fue grabado de una manera  estructurada en un mismo período de tiempo; Lonersim fue grabado en diferentes lugares alrededor del mundo, durante giras de Tame Impala: “hay una guitarra grabada en Viena, y una voz en un avión de Singapur a Londres. Y mucho de lo demás está grabado en mi casa en Perth”

Be Above it nos recuerda a los efectos y tomas al revés de Tomorrow never knows (Beatles). Y el tema que cierra el disco, Sun’s Coming Up, a alguna canción que encajaría a la perfección en un álbum solista de John Lennon.

Entre los temas que más se destacan dentro del disco están “Feels like we only go backwards” y “Elephant”- cual tiene una cierta reminiscencia a Pink Floyd.

En cuanto a la música, este sigue una línea muy similar a su material anterior, pero utilizando más sintetizadores y algunas baterías electrónicas y samples (grabaciones de personas hablando en una fiesta ‘Keep on lying’, pasos, etc) : “El primer álbum tuvo que ver más con imaginarse una banda, y sentarse y planearla y escribir canciones en base a eso, en Lonersim, en cambio, se exploran nuevos sonidos”. Y con nuevos sonidos Parker se refería a explorar más para el lado del pop. “Estaba rendido frente a la tentación de hacer un álbum realmente jodido. Pero por otra parte, también tenía el deseo de sonar como Britney Spears. Amo la música pop. Por un lado es un disco muy raro, y por otro es muy pop”.

Y para este lado justamente enfoca el último disco de Tame Impala, Currents, lanzado en julio de este año.

Currents es lo que Lonersim no pudo ser desde  el lado pop. Está plagado de synth-pop y psicodelia mezclado con música disco e indie, sumado una pila de efectos. Porque todos cambiamos y todos evolucionamos, y así lo hizo Tame Impala: quisieron hacer algo diferente y lo hicieron, pop psicodélico señores. “Let it happen” es el  track que abre el disco, y, además, el corte de él. Una canción de casi ocho minutos que genera hasta un poco de ganas de bailar. Pero Kevin Parker ya nos lo había anticipado: “comencé a obsesionarme con las melodías pop. Tal vez fue porque nos encontramos involucrados en la escena indie y una parte de mi personalidad trató de rechazar ese entorno. Nos enamoramos de la idea de que tal vez las personas podrían odiarlo. Nos dejamos ir” – fueron sus palabras en los tiempos previos al lanzamiento de Currents.

Entre otras canciones del disco, nos llama la atención “Eventually”, que contiene unos sintetizadores junto con una fuerte batería. En este álbum, además, Parker juega más su rango vocal, dejando de lado la monotonía o la línea que tenía en sus discos previos, apostando a más. “Me doy cuenta de que va a haber fans de mis cosas anteriores que no les va a gustar Currents. Pero si puedo convencer a algunos fans del rock de que sintetizadores de los 80’s pueden quedar bien con una batería de los 70’s – si puedo hacerlos ver por fuera del rock  psicodélico tradicional – entonces al menos  la misión está cumplida”.