pez-peleaalhorrorPez es Pez. No hay géneros para describir a esta mítica banda porque desde hace 20 años y en cada uno de sus discos nos sorprende con algo nuevo. Y con “Pelea al horror”, su más reciente material, esto no fue la excepción.

Hace apenas unos días atrás el cuarteto compuesto por Ariel Minimal (guitarra y voz), Franco Salvador (batería), Juan Ravioli (teclados) y Fósforo García (bajo) publicó su nuevo disco: “Pelea al horror”, conformado por diez canciones.

Y si bien no hay palabras para definir con exactitud la sonoridad de este disco, hay una que define bien su espíritu: nostalgia. Un Pez que mira hacia atrás para construir y resignificar lo que son hoy. Música y letras colmadas de melancolía, con canciones como “1986” –  relacionada directamente con “Cassette”, de su disco homónimo – , y “La balada del niño mudo, el perro blanco y la señorita Bettie” – que funciona como una suerte de continuación de “Bettie al desierto”– . El pasado no es el único protagonista sino que también nos presentan manifestaciones acerca de lo que acontece en nuestro país hoy en día, como “Pelea al horror”, la que le da nombre al disco, un claro himno de lucha sobre la situación socio-política actual, y “Parte de la solución”, una canción con una clara referencia al autocultivo de marihuana. Cierra el LP “La paciencia de la piedra”, un track de diez minutos cargado de psicodelia y experimentación para ser disfrutado bajo el efecto de algún estupefaciente.

Pez no ha cosechado hits, sino canciones, y, en este álbum, sucede todo lo contrario. Un disco hitero y pegadizo, el sucesor de “Rock Nacional” (2016) no es del agrado de  muchos fanáticos de la banda, tal vez por su tinte punk-popero por momentos, con estribillos pegadizos y guitarras distorsionadas de riffs atrapantes, pero de algo estamos seguros: Pez no tiene miedo al qué dirán ni a mostrar un sonido totalmente distinto, y eso nos encanta.