qepdLos barilochenses radicados en La Plata de Nunca Fui a un Parque de Diversiones nos presentaron recientemente al sucesor de Mover Canival (2014), titulado Que en paz descanse.

Este nuevo disco está conformado por ocho canciones, que, en relación su anterior material, nos ofrece una nueva faceta y una transformación en cuanto a la sonoridad de la banda. En Mover Canival escuchábamos a un Nunca fui a un parque feliz, candombero, de sonido luminoso y viajes lisérgicos.  El nuevo disco llega a romper con todo eso: Que en paz descanse tanto desde su nombre como musicalidad nos transmite lugubridad, melancolía, tristeza.

Nunca fui a un parque rompe con los esquemas, y provoca un choque con estas nuevas canciones, choque generado a través de tintes oscuros, dejando de lado un poco el juego de voces, los sonidos electrónicos repetitivos y logrando un sonido más compacto, unificado, a partir de una voz única en canciones con estructuras convencionales. El carácter experimental sigue en todo momento presente pero con una vuelta de tuerca en donde podemos afirmar que nos encontramos frente a una nueva cara de Nunca Fui a un parque de diversiones. Se destacan “Flaquit”, “La bomba” y “Frío”.