In Corp Sanctis

Allá por diciembre de 2013, una banda es la que llega a romper con el paradigma dentro del under: In Corp Sanctis. No es tan solo porque hacen una música inspirada en el rock de los 60 o 70’s, sino, porque lo logran de una forma única: encontrando el punto justo entre lo viejo y lo nuevo, entre lo vintage y lo moderno, entre lo clásico y lo alternativo.

008
Fotos por Brenda Carballo.

La agrupación conformada por Agustín Fadel en batería, Jerónimo Alderete en guitarra y voz, Santos Ventura en piano, guitarra y  voz, Fabricio Bordolini en sintetizadores y guitarra y Tadeo Graña en bajo, simplemente, logra tal atracción que te atrapa casi instantáneamente. Es como si no pudieras escapar de sus redes. Bien les queda la frase de su canción “Marionetas” (El Magistrado): “Tan agudizante que penetras al punto de perfección”. Y eso es exactamente lo que logra In Corp Sanctis.

007
Agustín – Santos – Tadeo – Fabricio – Jerónimo

 

Esta banda se mueve sobre varios matices dentro del rock psicodélico. No se queda estancado en un solo sonido, sino que tiene para ofrecernos dentro de una misma lista de temas diferentes sonidos: pop, folk, heavy, alternativo –siguiendo una línea – pero, haciendo los shows muy dinámicos, y ofreciéndonos un sin-fin de alternativas dentro de un todo coherente. La gama es muy amplia, y las canciones de In Corp Sanctis entre sí no se parecen, sino que  cada una de ellas ofrece una cara diferente.  Por momentos, nos encontramos con varias guitarras al unísono, y por otros, con tres percusiones, como también con las voces de Santos y Jerónimo jugando juntas, y con diferentes sorpresas que hacen mágico el verlos en directo. “Queremos lograr un viaje”, nos dicen. Definitivamente, no te vas a aburrir si elegís ir a un show de estos chicos.

El Magistrado (2014) es su primer material. El mismo fue desarrollándose en diferentes lugares: compositivamente en Brasil, Buenos Aires y Córdoba, y siendo grabado casi enteramente en la ciudad de Tandil, sumando diferentes vibras al proceso y al resultado final. Fue grabado y producido enteramente por los chicos, completamente auto-gestionado, logrando así una libertad musical que está presente al escucharlo. Al álbum lo abren dos canciones instrumentales, que definitivamente logran un viaje lisérgico musical sin necesidad de estar bajo el efecto de ningún estupefaciente. El tercer track, “Marionetas”, es tal vez uno de los más pegadizos de estos muchachos, en donde el comienzo de la guitarra tal vez nos recuerde a bandas como Led Zeppelin o a The Faces.

En marzo de este año, presentaron su segundo disco: Libres Van. El nombre habla por sí solo. Esta vez realizado enteramente en Buenos Aires, está conformado por once canciones, algunos de ellos, temas viejos que no se usaron para el primer disco, y otros completamente nuevos. “Hubo una evolución compositiva del primer disco a Libres Van, la banda maduró mucho. El primer disco fue lo que se escupió apenas empezamos, porque a los 8 meses de armar la banda estábamos ahí grabando, el segundo es más maduro” – nos cuenta Agustín. Al escuchar Libres Van podemos apreciar nuevas paletas y texturas en relación al primer álbum, además de contar con la presencia de muchos más sintetizadores y demostrando una faceta más melódica de la banda. “No quisimos quedarnos en el sonido del primer disco, sino que nuestra búsqueda con Libres Van pasó por lograr otra cosa diferente y explorar por nuevos lugares” – afirma Jerónimo.

Tal vez de pasada al escucharlos puedas llegar a pensar: ¡wow, Tame Impala! Pero no es lo que creen. Extiendan un poco más los oídos, porque estos chicos no son los Tame Impala argentinos. Si bien ambas bandas encajan dentro de lo llamado rock psicodélico, In Corp Sanctis es un conjunto más amplio y dinámico, menos perfeccionista, mucho más poderoso y con una característica que Tame Impala nunca va a tener por una cuestión demográfica: la sangre latina que hace al rock psicodélico de In Corp Sanctis único, en donde la impronta argenta se nota y por supuesto, se siente, en cada nota interpretada por estos cinco muchachos. Tal vez si afinamos bien los oídos podamos apreciar influencias spinetteanas, o del maestro Charly García, y alguna vibra bluesera. Ya el cantar en español, In Corp Sanctis nos transmite algo totalmente diferente a la banda australiana, ya que la manera de simbolizar entre una y otra es completamente distinta. Ambas bandas cuadran dentro del mismo género musical, claro que sí, pero, frente a In Corp Sanctis nos encontramos con un producto auténtico, con cara y voz propia. “No se pueden ignorar las raíces y de donde venís, te hacen ser quien sos, y es algo de lo que no se puede escapar” – nos dice Fabricio.

005
Fotos por Brenda Carballo.

Una última recomendación al escuchar In Corp Santics: escúchenlos con auriculares al palo. Y, no duden en asistir a una de sus fechas, les aseguramos que esta banda va a hacer vibrar el lugar y definitivamente va a sumergirlos en un auténtico viaje (de ida).

Previous post
Grosas Under
Next post
Universo, Nunca Fui A Un Parque De Diversiones

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Widget Support

SHARE

In Corp Sanctis