2017 por Cuánta Rock

2017 XCR
2017 fue un año que nos encontró entre viajes y discos nuevos. Quizás algo diferente desde el lado de Cuánta Rock, pero con una variedad de sucesos que ocurrieron en el universo que nos interesa contar.

Un año que ha traído festivales que ya son clásicos y otros nuevos que fueron apareciendo. Un año con una mítica y descuidada fiesta que terminó turbiamente opacada. El fenómeno de la supervivencia de las disquerías en épocas tan duras y por otro lado opuesto el frente de los servicios de streaming. Y además,  la llamativa presencia de bandas que saltan fronteras en nuestro país. Estas son algunas de las cosas que nos llamaron la atención y consideramos importante destacar en este breve 2017 por Cuánta Rock.

 

Experiencias

Vivir la música desde la experiencia. Eso es lo que proponen algunos de los festivales masivos que conocemos y que fueron realizados este año en nuestro país. El pasado marzo, el Lollapalooza trajo como headliners a Metallica y Los Strokes, en donde realizaron el show más convocante de toda su carrera presentándose frente a 90.000 personas.

Por otro lado, hace días nada más, y para un público mucho más selecto pasado de agua, se realizó el Festival BUE en Tecnópolis, con la brillante visita de Gorillaz por primera vez a la Argentina. Del mismo, también fueron protagonistas de la noche bandas emergentes nacionales como El Mató y Perras on the beach, una vez más. Se realizó también el Personal Fest, con Paramore y Phoenix a la cabeza para también compartir escenario con bandas nacionales como Los Fabulosos Cadillacs, Turf, Estelares, y distintas bandas alternativas que cada vez se hacen más presente en los grandes festivales: Francisca y los Exploradores, Viva Elástico, Rayos Láser, Ok Pirámides y más.

Pero las bandas indie no solo tienen que luchar por ser oídas en festivales masivos quedando atrás de los grandes headliners de los mismos. Sino que también, son protagonistas de sus propios festivales que se fueron realizando a lo largo del 2017, como el Festi Laptra y el Festi Tsunami. El primero de ellos, se realiza todos los años y recoge a casi todas las bandas que integran el sello independiente Laptra, de quien forman parte agrupaciones como Bestia Bebé, Atrás Hay Truenos y Las Ligas Menores. El segundo, surge en un contexto de lucha, exigiendo la habilitación definitiva de Casa Unclan, uno de los principales centros culturales platenses por donde han tocado una gran cantidad de grupos.

El regreso del mítico BA Rock luego de 35 años también dio de que hablar: para bien y para mal, luego de bajada de artistas por denuncias y reacomodación de grilla hasta el último minuto. Parece que el BA Rock será recordando por sus dorados años 70 más que por la pobre edición del 2017.

Los más metaleros tuvieron como siempre su lugar en el Maximus Festival en mayo, con un Linkin Park a la cabeza, realizando lo que sería su último show de la historia en la Argentina, tras la muerte en Julio de Chester Bennigton, líder de la banda.

La gran ausencia del año en lo que respecta a festivales fue el Music Wins, el cual estuvo en ascendencia en los últimos tiempos, sobretodo en su edición 2016, en donde vinieron a nuestro país grandes artistas referentes del indie internacional, como Mac de Marco, Courtney Barnett, The Brian Jonestown Massacre, y La Femme, y en donde además, se realizaron múltiples sideshows.

La Misa Negra

Los grandes eventos tienen una mística que se llena por la pasión, las ganas y expectativas de los miles que asisten. Cada encuentro es distinto y cada público marca su diferencia con sus reglas, costumbres y manías. Pero la suerte es solo suerte, a veces hay cosas que todos saben y piensan que van a seguir sin ocurrir. Agarrándose de esa idea, durante este año otro hecho dejó una marca en el rock.

A pesar de la historia y de los sucesos ocurridos en los recitales en nuestro país (con sus consecuencias y cambios en regulaciones), aún en 2017 se siguen realizando eventos en donde muchas cosas quedan libradas al azar, sin tener en cuenta, con múltiples errores técnicos y logísticos, como si nadie supiera lo que se está llevando a cabo.

El 11 de marzo otra “fiesta”, otro concierto de El Indio Solari se llevó adelante en el predio “La Colmena” de Olavarría. Un predio que no está preparado para llevar adelante un acontecimiento de tal magnitud y que ante desborde generó locura debido a haberse superado ampliamente la cantidad de personas planteadas en la capacidad y sin contar con medidas de seguridad necesarias. Olavarría, al mismo tiempo es una ciudad que no tiene las posibilidades para afrontar semejante concierto y se vio deschavada ante los disturbios y problemas que tuvo el show como consecuencia. Gente perdida, pisoteada, varada, sin poder ser atendida.

Toda esa locura fue en el contexto de lo mágico, de viajar hacia otros lados, emprender una aventura. Todo desde el lado del público. Pero del lado organizativo la aventura esta vez estuvo en tratar de explicar lo que pasó y poder salir a flote con este bardo provocado por irresponsabilidades que hace tiempo venían ocurriendo, pero que aferrados a la suerte, seguían fluyendo. Esta vez dejó como consecuencia dos muertos y más de 50 heridos.

Generación Streaming

Mientras en Argentina la mayor parte de los usuarios sigue eligiendo YouTube para escuchar música (a pesar de que los defensores de la high quality se sigan horrorizando), este año ha sido más impulsor para los servicios de streaming. La elección de los usuarios que se multiplicaron en comparación al año anterior ha demostrado que los gigantes actuales se podrán seguir disputando la punta del ranking durante un largo tiempo.

Detrás de YouTube, en nuestro país, sigue Spotify con un buen catálogo y nuevos artistas sumándose diariamente. Si bien muchos continúan con la versión gratuita otros tantos cuentan con la versión paga. Spotify tuvo un cambio en su público ahora teniendo un abanico mayor de fanáticos que están conectándose a través de la plataforma con la música.

Mientras tanto a nivel global, Apple Music continua siendo rey y campeón generando nuevos negocios con artistas exclusivos y teniendo cifras de contenido que superan ampliamente. Por debajo pero muy presentes con algunos simpatizantes siguen actuando Deezer, Google Play Music, y hasta un Soundcloud que – al parecer –  va a renacer prontamente.

Artistas, productores, público, todos ya interactuando con estos nuevos servicios de streaming y un mundo de competidores esperando para entrar ya se perfilan en un nuevo plan para el futuro.

Viva el pop

Salirse de las etiquetas, de lo impuesto, de lo generado para solo bien de algunos y para malestar de otros, ayudó a cambiar las reglas, a romper viejas reglas y es gratificante notarlo en distintos ámbitos.

Musicalmente ha habido estereotipos crueles que hicieron que solo los valientes se animaran a tomar riesgos radicales, pero hoy por hoy se respiran nuevos aires de posmodernidad, de ambición de realización y dar más de lo que hay a simple escucha.

El año nos trajo la revelación de artistas que han estado en un esquema más tradicional y hoy por hoy se animan a jugársela por sonidos más escandalosos, electros y pop. Sin dudas esto como ya hemos notado años anteriores viene de la mano de la avanzada del progreso internauta y tecnológico. Pero que claramente hubo una intención fuerte de reivindicar viejos estilos no hay dudas, con una fuerte adoración de sonidos vintages, de sintetizadores mezclándose por los aires y de pedales partiendo estructuras. El pop rock, el dream pop, el indie pop, electro pop, electro rock, distintas variantes de nuevas mezclas y gente que se anima hacer cosas que nos cambian la cabeza.

Mezclando los estilos musicales antiguos con la técnica ofrecida por las nuevas tecnologías, se logra un nuevo equilibrio entre lo viejo y lo nuevo dentro de la escena alternativa. Este año, vivimos cómo autodenominarse pop dentro de los artistas del mundo del rock ya no es blasfemia.

La fuerza del interior

Movidas musicales fuera de Buenos Aires existieron siempre. Eso lo sabemos. Lo que sí ocurrió en el último año es que todas estas bandas provenientes del interior del país, tuvieron un lugar mucho más fuerte dentro de la escena independiente bonaerense. Sobre todo, aquellas provenientes de  Mendoza, pero sin dejar de lado a otras de La Pampa y San Juan. Movidas de las que tal vez en nuestra burbuja no conocíamos tanto, pero que estaban ahí, y que llegaron a la Ciudad para quedarse y contagiarnos su energía. Explotaron. Destacamos los casos de Perras On The Beach, Usted Señalemelo y Luca Bocci, mendocinos que colmaron los escenarios porteños de la escena indie, sobrepasando los límites del underground para posicionarse también en la mente de públicos más masivos y grandes festivales, como el Cosquín Rock, el Lollapalooza y el Festival BUE.

Nuevas disquerías, nuevas drogas

Hace años que las nuevas tecnologías produjeron un impacto en la sociedad: en nuestros modos de pensar, de organizarnos, de socializar, de consumir. Y en la industria musical, la escucha de música vía streaming predomina. Pero, ¿qué pasa cuando consumir tanta música online nos hace dejar a un lado a los ya-viejos formatos físicos?

En un mundo de intangibles, aparece la necesidad de volver a los viejos formatos como el CD y el vinilo, a lo analógico, lo artesanal. Será algo un tanto romántico, pero también es una forma de reivindicar la utilización de los mismos. Y con este consumo fetichista de CD’s y vinilos, aparecen también estos lugares mágicos para adquirirlos, los cuales creíamos muertos, sepultados: las disquerías. Sobre todo durante este año, en donde proliferaron nuevas tiendas de discos en donde cada una marca un estilo musical muy particular y los públicos pueden escoger su favorita para ir a comprar sus álbumes.

Tener una disquería en 2017 no debe ser tarea fácil pero algunas como Mercurio (caracterizada por vender y difundir discos de músicos independientes), y Exiles, nos demuestran que es posible.

Cierre de Cierres

El 2017 se va cerrando y muchas cosas logran posicionarse de cara a un futuro que consideramos lleno de diversidad. Nuevos actores entraron en juego y se presentan nuevos espacios de expresión que a pesar de contextos crudos, van emergiendo y evolucionando positivamente.

 

 

MUCHAS  GRACIAS  MATÍAS  GUIÑES
FOTOGRAFÍAS POR  PANDORA
PRODUCCIÓN   CUÁNTA  ROCK  2017

 

Previous post
"s/t", haikus
Next post
Patricio Claypole de Estudio El Attic

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Widget Support

SHARE

2017 por Cuánta Rock