Patricio Claypole de Estudio El Attic

Hay lugares que uno no tiene la posibilidad de visitar. Salvo que seas una banda, quieras grabar un disco en cinta y no solo eso, hacerlo en un estudio fuera de la civilización. O por lo menos lejos del ruido de las grandes ciudades.

Estudio El Attic, es uno de los estudios de General Rodriguez que está planteado en una quinta, es elegido por muchas bandas y músicos que se animan a una forma de grabación diferente. Rodeados de naturaleza, equipos de otra galaxia y un magia particular. Este lugar es comandado por el ingeniero de sonido Patricio Claypole.

Amante de la tecnología y los estudios de grabación, Patricio fue construyendo una carrera que lo hace disfrutar de lo que ama. Lleva una vida equilibrada entre ruido de bandas y músicos grabando, y el sonido de la tranquilidad. Fue parte del equipo de Estudio Del Abasto, trabaja hace años haciendo sonido en vivo, y además se dedica a realizar grabaciones en cinta tradicional en su estudio, donde disfruta de enseñar y compartir su conocimiento.

La música lo llevó a conocer gente que hoy en día son amigos entrañables. A pesar de que alguna vez creyó que tendría poco tiempo para viajar porque se la pasaría trabajando, fue el mismo trabajo que lo llevó a recorrer distintas partes del mundo.  Por ejemplo, con la banda Los Natas se fue de gira cinco veces por toda Europa, y además tuvo la oportunidad de recorrer todo el país.

¿Cómo se lleva una vida en un espacio tan tranquilo como este?

La vida acá me encanta, disfruto mucho lo que es la quinta. Me encanta la tranquilidad, no se escucha ni un bocinazo.

Se puede decir que es una propuesta diferente para todos aquellos que quieren sumergirse a grabar un disco acá..

Es una propuesta diferente, y eso es un valor agregado, que la gente puede venir internase acá, estar una semana grabando, despertarse acá.

¿Cómo se adapta un estudio de grabación teniendo en cuenta las posibilidades que vos mencionás?

Acá hay un lugar para que se queden a dormir las bandas. Esta buenísimo porque no solo compartís el momento de la grabación, sino que después hasta hacemos un asado. Me encanta saber porque vienen acá, porque se dedican a la música, o que hacen aparte para poder dedicarse a la música.

Entonces, ¿tenés una relación mucho más conectada con todos aquellos que vienen a grabar?

Trato de mantener un ambiente sano, descontracturado. Es muy común entrar un estudio y que el estudio te intimide. Sumado a la limitación de horario, el dinero invertido, y el trato frío de los técnicos. Eso puede jugar en contra del resultado final. Trato de que los músicos se sientan como en su casa, se metan a la pileta, jugar un fulbito, grabar en distintos horarios.  Gran parte de las bandas volvieron. Disfruto de grabar bandas emergentes, con propuestas nuevas. A veces me encanta no conocerlas. Te interiorizás sobre sus gustos musicales, su familia, y eso también enriquece la grabación. Yo quiero saber qué es lo que quieren, eso importantísimo, es lo más importante.

“El Attic” se dedica a la grabación tradicional en cinta, ¿te tuviste que adaptar al cambio artístico de las bandas y el agregado tecnológico que fueron incluyendo los músicos?

No. El estudio trata de mantener una cierta estética en los métodos de grabación tradicionales mixado con los métodos más modernos o con los que todavía ni existen, más allá de que cada propuesta es diferente. Estudio y banda se van adaptando.  Las bandas cuando vienen acá ya saben que yo trato de grabarlos en vivo, que hay que ensayar mucho, que trato de no hacer ediciones y que se lleven la propuesta real y orgánica de lo que es su grupo tocando en la sala de ensayo. No una super megaproducción donde después se arregla todo. Tratando de mantener esa estética de los equipos analógicos, las máquinas de cinta, las técnicas de grabación antigua.

Hace 10 años a las bandas las tenía que convencer de que graben en cinta. En esa época estaba muy de moda editar, sobre producir y que todo sea robótico y mecánico. Después con el tiempo se fue dando vuelta, y la gente viene buscando grabar en cinta. Grabar en cinta te obliga a escuchar necesariamente lo que vos grabás. Eso se fue aflojando de a poco.

¿Qué tipo de bandas son las que el estudio recibe para grabar?

Cualquiera. Me encanta que venga de todo. En esta profesión es muy fácil quedar encasillado. El que graba reggae graba reggae, el que graba rock graba rock, el que graba jazz graba jazz, no está bueno. Si bien cada género tiene sus particularidades y su especialización, un ingeniero de grabación lo que quiere es grabar TODO, no quedarse limitado. Claramente son desafíos.

Lo que sí, lo que ofrece el estudio, hace que se acerquen cierto tipo de bandas. Es difícil que venga a grabar una banda pop ultrameloso, o una banda de cumbia. Pero si han venido grupos de reggae, de jazz, de rock, de metal, de folklore, muy variado. Vino a grabar Kapanga, vino a grabar Las Pastillas del Abuelo, Dragonauta, Los Espiritus y más.

Ampex ag440a de 1968 y Otari mx80 de 1994

Antes de El Attic, funcionaban otros estudios. ¿Cómo fue el origen y evolución del lugar?

Cuando esto era estudios One Two de Pepe Gil, estaba súper dedicado a producciones independientes. Pepe apoyaba mucho el under. Armó su estudio y se venía grabar mucho Jazz. Lo hizo como un hobbie. Tenía una forma de trabajar más minimalista, más orgánica. Después cuando vino El Abasto se llevo el estudio al máximo. Álvaro Villagra trajo su forma de trabajar. Luego, cuando lo agarré yo, le saqué otro sonido tratando de diferenciar, porque los estudios tienen un sonido particular, si bien son estudios diferentes a cuando era de Pepe, y de cuando era Del Abasto, la sala es la misma. Así que fue evolucionando. Este estudio tiene mucho para dar, muchísimas posibilidades. No hay una simple forma, una simple estética.

Es junto con estudio Del Abasto que vos llegas a acá, ¿no? ¿Como comenzó tu historia con ese estudio?

Fue cuando yo estaba estudiando, allá por el 2002.  Un día mis viejos vienen y dicen “si no te conseguís un laburo en un mes te pegamos una patada en el orto”. En esa época el primo de un amigo era el baterista de la banda Los Helicópteros. Yo estaba en el tema de la grabación, las computadoras y su mantenimiento. Mi amigo me invitó al Estudio Del Abasto, que era justamente donde estaban grabando Los Helicópteros. Ese día entre al Abasto (que en ese entonces quedaba en Don Torcuato). Lo conozco a Álvaro (Villagra), que siempre fue muy copado conmigo. Esa primera vez le revisé la compu, me dejó estar presente en la grabación, y cuando me voy me pregunta “venis mañana?”, y a partir de ese día nunca dejé de ir. Álvaro es un tipo de lo más grosos del mundo, el nació dentro de un estudio de grabación.

Es interesante saber que a pesar de que sos un amante de las nuevas tecnologías, sos un reinvidicador de la grabación en cinta clásica.

Una cosa no quita la otra, los dos mundos se complementan mucho, no soy un extremista. Pero me adapto, y todo se complementa. Grabás en cinta, después lo pasás a digital, lo volves a pasar por la cinta. Agarrás lo mejor de los dos mundos.

Siempre me gustaron las máquinas. A los 8 años ya arreglaba las tostadoras, arreglaba el timbre de mi casa cuando no andaba.  Me gustó mucho estar rodeado de maquinas, y encontré esto que es una gran parte artística y musical, y una gran parte técnica. Necesitás estudiar un montón, estar al día con los equipos, saber cómo funcionan para exprimirlos mejor.

Ampex mm1200 de 1971

A partir de tu experiencia, ¿como ves actualmente la movida musical, especialmente “la movida del rock”?

Se escucha todo el tiempo que el rock está muerto, que está agotado. En realidad si vos asomás la cabeza un poquitito ya tenés una banda de la puta madre haciendo algo nuevo. Hay montón de gente que le interesa otra cosa y que lo van a poder disfrutar desde otro lugar.

Las redes sociales e internet, si bien destruyeron la industria de la música, al mismo tiempo enriquecieron la cabeza de la gente.  También hay una gran responsabilidad de los medios de venderle porquería a sus oyentes. Hay radios comerciales que si bien hoy por hoy suenan bandas también emergentes, le ha podrido la cabeza a generaciones de pibes que solamente escuchan un formato de canción, ha hecho desastre en los gustos musicales.

Yo creo que la música está evolucionando muchísimo, le está costando mucho a las bandas grandes pasar la posta, pero de a poco se está dando lugar. Que un grupo como Los Espíritus, que es una banda auto-gestionada, que no tiene compañía, que no puso guita para sonar en la radio, toque en un Malvinas, eso es inédito. Hacen algo que está buenísimo, se nota la buena onda que tienen alrededor. Ahí tenes un ejemplo de lo nuevo y de lo que se viene también, yo no paro de sorprenderme. Yo creo que los próximos 10 años van a ser un período muy rico desde lo musical para todos nosotros que somos contemporáneos.

Bandas y artistas pasaron por El Attic:

Los natas, Aratat, Dragonauta, Poseidotica, Sutrah, Soldati, Doma, Guachass, Viticus, Los Espíritus, María Laura Antonelli, Stilte, Nico Bereciartua, Banda de la muerte, Pulque, Cielo Razzo, Audion, Paco olmas band, Carmina Burana, In Corp Sanctis, Picaporters, El gran capitán, Devas, Las Pastillas del Abuelo, Banda de Turistas, Rosario Smowing, Liars, Moonsun, Drogaperrotrueno, Aguas tónicas, 42 db, Guillermina, Xpiral, Incordia, Sueño Chaman, El Zombie, Cool Confusion, Eerie, Los Buitres, Quimera y sus amigos, Lisérgicos, Chinelas Persas, No disco, Plástico, Wanchanealeon, Pablo memi, Samurai, Ciegos, Las Diferencias, Elfer, Kapanga, Zimbabwe, Tribal zion, Misterio, Gripe, Rowek, Don Vilanova, Tantra, Corvus Coren, Moja, Colored Mystical, Expressions, Oídos zordos, Mejor Actor de Reparto, Juan y los que ríen, Dedes, Eskulapio, KARNAL, Libertino, Pasaje 63, Sistole, PPA, Bandolirium, Maxi Prietto cuarteto, Folie, Dúo HH, EAI (ensamble argentino de improvisadores), Los Señores Hyde, Cósmicos, Sujetos, Los Charmanders, Coco valium, Satan dealers, Paquidermos, Luz paris, Sueño de pescado, Eleven, Wolfranium, Knei, Crua-chan, Fabricantes, Bardo Guanaco, Mondo Dromo, Flor Maleva, Caldo Primitivo

Fotografías por Tina Vignolo

Previous post
EP, Lutos
Next post
Vulebard

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Widget Support

SHARE

Patricio Claypole de Estudio El Attic