Dame Drummers

A pesar de que las movidas del verano van llegando a su fin, este febrero caluroso sirve para continuar distendidos y concretar algunas reuniones. Es así que una tarde con ardientes 35 grados en Buenos Aires, se produjo un encuentro entre bateristas de algunas bandas jóvenes.

Ellos son quienes arman, desarman, cargan, recolectan y controlan de una forma más intensa. Tocan este instrumento de percusión ruidoso y liberador que ha dejado distintos referentes en la historia del rock a lo largo de los años. Cada uno se conecta de manera personal, a través de una conexión intima que probablemente tenga una explicación o construcción individual de lo que representa la batería.

Mauro López, Arturo Martin, Germán Galarza, Paula Perrella, Agustín Fadel y Cecilia Ann, fueron quienes participaron de esta nota y contaron su relación con este fenómeno musical. Querías bateros?  Acá te los damos.

Cuánta Rock: ¿Como se conectan con la batería en sus vidas?

Germán: Yo venía de hacer música pero en otros instrumentos. Tocaba el piano, que fue lo primero que me enseñaron. Después pase a la viola. En un momento le compran la batería a mi hermano más chico, y no me acuerdo en que momento empecé a tocarla. Más o menos a los 15 o 16 años armamos una banda, y de mis amigos nadie tocaba mucho, y yo como tenia la batería en casa decidí empezar a tocar.

Cecilia: Yo empecé más de grande, tipo 20 años. Igual de piba con mis amigos siempre hacíamos zapadas y yo me re copaba, estaba alucinada con eso. En joda después me senté a tocar y me cebe. Me senté, tenía una facilidad con el tempo y dije esto está bueno.

Paula: Yo arranqué por el piano. Me llevaban de chica al conservatorio y me rateaba de las clases, me quedaba en la puerta parada hasta que se hiciera la hora. Hasta que un día la profesora le dijo a mi vieja que había que cambiarme de instrumento. Ahí empecé con la batería. El profesor me dió una partitura y se fue, yo ya sabía leer.  Me re gustó. Ahí fue cuando dije esto es lo que quiero.

Arturo: Cuando yo era muy chico -4 o 5 años- mi hermano 10 años más grande tenía en casa la batería de un amigo, que era una Ludwig como la de Ringo Starr. Yo flasheé, era como todo un evento que estuviera la batería en mi casa. Después pasó el tiempo, cuando arranque la secundaria lo conocí a Mariano el cantante de Mi Amigo Invencible. Faltaba un baterista para armar banda, entonces tome el rol de baterista. A penas empecé a pegar sentí una liberación animal. Fue un viaje de ida. Me sirvió y me sirve para sacar mucha energía de adentro.

Agustín: A los 14 empecé a tocar el bajo, después lo deje. Luego tuve una época en la que metí en la música electrónica y a producir. Fue entonces a los 22 que empecé en la bata. De curioso me senté y no paré. Fue una cosa que me volvía loco todos los días tocando.

Mauro: Yo empecé a tocar a los 14 años en mi pueblo en La Pampa. Con un amigo siempre nos juntábamos a escuchar mucha música, y dijimos vamos a tocar un instrumento. Lo primero que se me ocurrió fue la bata. Fue muy al azar. Me compre una batería y empecé a tocar. Fue una cuestión de buscar, de hacer algo, de encontrarte.

CR: ¿Cuál es la circunstancia ideal para el baterista cuando tiene que salir a tocar?

Arturo: Para mí algo fundamental es tocar con mi propio instrumento. Yo siento que toco mejor o más aliviado cuando estoy con mi propia batería. Se para donde se puede desplazar cualquier cosa, a pesar de que trato de que eso no pase. Son tus parches, tu madera. Para mi la batería es un instrumento hermoso. Eso es la parte romántica. Y después la parte divertida es hacerlo con amigos.

Mauro: Hay algo fundamental que es estar cómodo cuando tocas. Tenes tantas cosas que es necesario.

Agustín: Te pasa de estar todos bailando arriba del escenario, y vos cuidando porque el hi hat se te vuela para un lado, se te sale un tom…

Germán: Somos los únicos en las bandas que cambian los instrumentos.  La relación con el instrumento de uno es muy importante. Se vuelve como muy íntimo cuando estas acostumbrado a como suena tu instrumento. Entonces es como mucho más cómodo que sea el tuyo.

Paula: Que sea mi instrumento, que no se mueva. Yo a la batería un poco más la clavo con estaca. A veces me pasa que está todo re clavado y no puedo creer que haya cosas que se están moviendo. Después, estar con mi banda, escucharme bien. Puede estar todo hermoso, pero si no te escuchás no.

CR: Entonces ¿Cuál sería la pesadilla a la hora de salir?

Germán: A mí me ha pasado de olvidarme ciertas piezas, tratar de reponerlas, pedirlas. Pero hay momentos en los que es imposible.

Cecilia: El tema de perder cosas, tener que estar contando todo. Al tener tanta cantidad de cosas es inevitable.

Arturo: Te perdes ciertos grandes momentos (risas), todos están en el camarín y vos te quedas desarmando la bata.

Agustín: Me ha pasado en un show más o menos grande, romper el parche de un redo, no lo podía creer. Al comienzo no me di cuenta y después vi que no sonaba. Empecé a pegar todo con el tom. Pero a lo último esa canción termina con un solo donde juego mucho con el redo. Fue terrible.

Paula: O que se te salga la bocha del pedal.

CR: ¿Cómo creen que cambió evolutivamente el rol de los bateros ahora que se está tirando todo más para el lado de lo electrónico?

Agustín: En mi caso es una super fusión, porque a lo tradicional le agrego unos pads.

Cecilia: Ahora todos tienen. Yo estoy en vías de comprarme un octapad.

Germán: Sí, yo creo que eso cambió un montón, porque te da la posibilidad de sacar los sonidos que vos quieras, entonces se abre otra vez mucho más la opción de combinar las cosas, que antes ni en pedo pasaba, o quizás sonaba alguna pista. En cambio ahora esa pista, la podes tocar en vivo tocando el pad y cosas así. Además, también creó todo un cambio en el hecho de la producción misma, porque sabiendo que se pueden hacer esas cosas, la producción a la hora de hacer música, digamos a la hora de hacer los arreglos de los temas, se tiene en cuenta ya eso. Por lo menos en Un Planeta pasa algo así.

Arturo: Veo una tendencia que se dió en la batería analógica que fue la de eliminar platos. Por lo menos en la escena a la que yo pertenezco. En los 90s los bateros usaban seis platos y ahora no. Yo uso tres platos, pero porque me encantan, me parece más divertido.

CR: ¿Alguno tiene tendencia como para tirarse sólo para lo más electro?

Cecilia: Yo ahora no estoy en eso pero tengo ganas. Porque podés hacer miles de sonidos diferentes. Tengo también ganas de hacer algo más bailable, la música que estoy escuchando ahora también va más por ese lado.

CR: ¿Qué les sucede con la escena emergente hoy por hoy?

Mauro: La escena está buenísima. Hay un montón de bandas que la están rompiendo y que están haciendo muchísimas cosas y saliendo a tocar afuera, grabando discazos. Además se le está empezando a dar mucha bola a ese cambio nuevo que hay en el rock, el nuevo rock argentino, el cambio de generación. Incluso ahora hasta los festivales más grandes que siempre han invitado a las mismas bandas ya están empezando a invitar a bandas emergentes. Hay una re movida, está buenísimo.

Paula: Hay bandas geniales. Yo escucho bandas de acá. Y para mí son referentes, la música que me sirve para componer.

Agustín: Me pasa eso. Todos los días encuentro una banda nueva, no puedo creer la cantidad de bandas que hay, muy buenas.

Cecilia: Está bueno tener mucho para elegir también. Veo que están todos re manija queriendo hacer cosas y queriendo mostrar lo que hacen, y eso está sarpado. Hay como una mezcla, no sólo a nivel música, es una colaboración entre todos que está buenísima.

Arturo: Argentina en general es un país, en lo musical, enorme, y no creo que sea algo nuevo, sino que hay herramientas que permiten la comunicación inmediata. Internet y todo esto. Por eso estamos conociendo un montón de bandas todo el tiempo y no terminamos nunca de encontrar nuevas. Yo en mi caso en particular descubro bandas tocando, porque no tengo mucho tiempo de ir a verlas. Me encantaría, pero no dispongo de ese tiempo libre. En Spotify agrego a las bandas con las que toco, a las que me van gustando. Ahora estamos en un momento increíble. Es buenísimo, así que hay que aprovecharlo.

Germán: Un poco nosotros (Arturo y él) nos conocimos en un toque que se dio en San Pablo, muy loco, y pegamos la mejor onda y como que a los dos nos gustan mucho las bandas, medio como que a partir de eso es increíble como pasa el tiempo y después llegamos a un festi y están ellos, hay otras bandas de las que ellos son amigos, entonces medio que nosotros los conocemos, entonces  pasan las fechas y la red de todos los amigos de todas las bandas como que se va creando una cosa que es sarpada. Yo realmente no se si eso pasaba antes así de esa forma, pero creo que el under crece muy muy rápido, hace tiempo que está a pleno y eso me parece que eso está buenísimo, es una re oportunidad.

Agustín: Creo que esto también tiene que ver un poco con la magnitud que empiezan a tomar las cosas por la hiperconectividad.

CR: ¿En qué proyecto se encuentran actualmente?

Mauro: Yo estoy tocando la batería con Las Sombras, además toco el bajo en una banda que se llama KNEI y en otra que se llama Las Ceremonias. Ahora con Las Sombras estamos grabando un disco nuevo, que saldrá a fines de marzo seguramente. Grabando, postproduciendo, y esperando ese momento para salir a tocar.

Agustín: Estoy tocando la batería en In Corp Sanctis. Durante 2015 y 2016 tuvimos dos años medio intensos, y el año pasado relajamos un poco. Grabamos un disco, empezamos en marzo del año pasado a grabarlo y supongo que va a salir ahora, antes de abril o mayo. Más adelante nos vamos a Brasil. Tenemos un festival en un estado que se llama Goiania y después vamos a hacer más gira por el interior del país.

Arturo: Yo también, tocando a full con los pibes de Mi Amigo Invencible. Hace un año que estamos grabando un disco. Empezamos a grabar las batas y hace un año que volvimos a grabar nuevamente porque estábamos re manija y no sabemos cuando va a salir porque no sabemos cuando vamos a terminar de grabar. En lo personal, estoy con un proyecto, quizá para el año que viene, de una línea de redoblantes que quiero empezar a fabricar. Estoy ya metido, hablando con todos los proveedores, fábrica y demás. Estoy pensando en un redoblante que sea de industria nacional, de metal, acero, que acá no hay, o hay pocos y no tan buenos. Trabajando fuerte en eso.

Paula: Yo sigo con Tal Banda a full. Este año vamos a empezar a grabar, seguimos presentando el disco que sacamos el año pasado. Conseguimos sala fija, ya que habíamos estado dos años sin sala. Así que ensayando un montón, preparando temas nuevos. Por otro lado, además yo doy clases de batería.

Cecilia: Mi último proyecto fue Islas Mujeres y luego tuve un receso de dejar de tocar por un año. El otro día estuve armando la salita de ensayo de nuevo. Además estoy con fotografía. Me focalicé más en eso el año pasado. Estoy con digital, también analógico. Y ahora tengo un montón de ganas de armar algo musical nuevo.

Germán: Con Un Planeta seguimos presentando el último disco que salió el año pasado y este año tenemos un par de fechas. Nos salieron una giras, vamos a estar en San Pablo y en México. Se viene un año de mucho toque. Además estoy de tecladista en la banda de un pibe en donde antes tocaba la bata, éramos un dúo, y ahora armamos como una banda. Yo dejé la bata, ahora toco las teclas ahí, se llama Fabricio Algo.

FOTOGRAFÍAS POR @fuegovanguardia

Previous post
"Amable", Tobny Houston
Next post
"Ciencias naturales", Mi Amigo Invencible

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Widget Support

SHARE

Dame Drummers