Lo que dejó: Mix & Sensation

POR NADIA CARRIZO

El festival millennial por excelencia (pautado para los días 16, 17 y 18 de marzo) se convirtió en el evento más esperado del año por muchos. Horas de fila para conseguir los primeros tickets y meses a la espera del line up hasta que finalmente llega el gran día. Ya resulta familiar volver al Hipódromo de San Isidro, sin embargo, la quinta edición del Lollapalooza contaba con la novedad de los tres días de festival y el line up más ambicioso hasta el momento.

Comenzaba el primer día con un excelente clima. Contó con una fuerte presencia nacional tras el paso de artistas como Mi Amigo Invisible, Indios, Militantes del Climax, Dante Spinetta, los veteranos de Las Pelotas y Miranda. Estos últimos, junto a bailarines de la fiesta Plop, hicieron bailar a la multitud bajo el rayo del sol. Por otro lado, Anderson.Paak se presentó en el Main Stage 1 para realizar un show maravilloso. Un poco de R&B, funk, rap e incluso jazz, todo en un mismo escenario. Así fue como con carisma y talento logró conquistar a más de uno. Otro rapero que logró reafirmar el género fue Chance The Rapper, quién apostó por un espectáculo con mayor puesta en escena. No obstante, Royal Blood nos recordó que el rock está más vivo que nunca. El debut de la banda superó ampliamente las expectativas al darnos, según quien les escribe, la mejor perfomance del viernes. Tan solo un bajo y una batería bastaron para sonar bien fuerte.

Hacia la noche fue el turno de Imagine Dragons, una banda efectiva en vivo y con un show muy emotivo. Pero el plato fuerte fueron los Red Hot Chili Peppers. Cientos de remeras con el símbolo del asterisco colmaron el campo mientras coreaban el nombre de la banda, probablemente los fans más manijas. Más allá de los problemas de Anthony Kiedis con la letra de las canciones, el público quedó conforme tras escuchar “Strip my mind“, “if” y “Nevermind“, no tocadas en años. Además de apreciar por primera vez en vivo “Dark Necessities“, “Go Robot” y “Goodbye Angels“, del último disco.

Al día siguiente, los cambios de horarios por la inminente tormenta dejaron a varias bandas del under local sin tocar, una lástima. Fue así como una hora antes de lo indicado le tocó debutar a The Neighbourhood, que a su vez presentaron su nuevo álbum de pop ochentoso. Una banda que quizás pasó desapercibida pero que sorprendió por sus tantas fanáticas eufóricas cantando a la par de Jesse Rutherford. Otra artista de la que no se había hablado mucho fue Tash Sultana, una joven de tan solo 22 años con un talento inimaginable. Ella sola frente a la audiencia tocando siete instrumentos a la vez, inmensa.

Al parecer fue el día de los multi-intrumentalistas porque también se presentaron Metronomy y Mac Demarco, lamentablemente al mismo horario. La conexión en el escenario entre Joseph Mount y Anna Prior fueron esenciales para una notable actuación, con un sonido increíble y mucha energía. En cuanto al regreso de Mac, la complicidad entre el público y el músico generó uno de los momentos más lindos. Es sin duda un gran artista con muchísima humildad: una entrada formal en la que se presentó e inmediatamente comenzó a tocar y un gran final con “Still together“, luego se quedó para retirar los instrumentos junto con la gente del staff.

Finalmente, aún con la luz del día, llegó el turno de Liam Gallager. Para nuestra suerte, no se retiró a pesar de que su voz ya no sonaba bien. Nada que no se solucione con los clásicos de Oasis, “Live Forever“, “Supersonic“, “Morning Glory” y, por supuesto, “Wonderwall“. Otra artista muy esperada fue Lana del Rey, única en todos los sentidos. Una cantante, también, con mucha conexión con sus fanáticos a los cuales se acercó para sacarse selfies y saludar a unos pocos con un beso. Sin embargo, el momento de la noche se lo lleva The Killers y Agustín. El afortunado muchacho logró tocar la batería durante el tema “For Reasons Unknow“, a pesar de que un impostor subió al escenario en su lugar anteriormente.

Sin más, todo estaba llegando a su fin de manera inesperada. The Killers, Wiz Khalifa y Dj Snake tocaron al mismo tiempo perdiendo la magia del cierre. Sumado a esto, con alguno que otro inconveniente en el medio, el tercer día debió ser cancelado por las duras condiciones climáticas y dejó afuera a artistas como LCD Soundsystem, David Byrne, The National y Pearl Jam. Un final con sabor amargo, mientras tanto esperaremos hasta el próximo año.

FOTOGRAFÍAS POR PANDORA
Previous post
"Fundir todo", Las Cosas que Pasan
Next post
Pomán - Morbo y Mambo

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Widget Support

SHARE

Lo que dejó: Mix & Sensation