El Reino de Les Bajistas

Meterse en una banda es encontrar distintos mundos en un mismo conjunto de personas. Cada parte es tan importante como única. Esta véz decidimos entrar en un lugar especial, en el reino de les bajistas. Para conocer cuál es su rol, su participación y cómo viven su labor dentro de sus agrupaciones.

Les Bajistas reunidos en esta ocasión son cuatro jóvenes provenientes de bandas de la escena de Buenos Aires. Juntes hablan de su presente, preferencias técnicas, referentes, y como incursionaron en el instrumento.

Alonso Romeo es el bajista de Pyramides. Si bien confiesa que nunca estudió música, siempre fue un autodidacta en todo, y le gusta tocar varios instrumentos. “Me gusta agarrar un instrumento nuevo e investigarlo con los conocimientos que tengo de otro”. Alo, como lo llaman, participó de otras bandas siendo guitarrista. Se sumó a Pyramides inicialmente como tecladista, y al poco tiempo el bajista de ese momento dejó la banda y él no dudó en agarrar el bajo, instrumento que a casi tres años de la banda no dejó de tocar.

Temporada de Tormentas tiene lo suyo con Julieta Limia. Juli le contó a Cuánta Rock que en su casa la música siempre estuvo presente. Su papá tocaba la guitarra, su abuela el piano, su hermano es baterista y su hermana es guitarrista. De chica comenzó a interesarse por el bajo, y ese fue el instrumento que eligió para que la acompañe.

Nicolás Villarejo (Villa), es el bajista de Folie. Estuvo en contacto con la música desde chico, en su casa siempre se escuchó diversidad musical. Fue influenciado tanto por su mamá, que al ser de origen brasileño, escuchaba sus bossanovas y otros ritmos fiesteros, y por su papá quien siempre soñó con tocar el piano.

Leandro Juárez forma parte de la banda Circus Dei. A pesar de hoy estar totalmente conectado con el instrumento, no recuerda como llego el interés por el bajo. Según cuenta, de un día para otro sintió que tenía que tocarlo y comenzó.

CR: ¿Cómo empiezan su contacto con la música y puntualmente con el bajo?

Lean: Básicamente por mi abuelo guitarrista. De la familia es el único referente musical que tenía. Con él agarre por primera vez una guitarra para navidad cuando tenía 10 años. Ese fue como el primer contacto con los instrumentos. Con la música en general desde chico, según lo que me cuenta mi vieja, me escapaba a lo de la vecina a poner vinilos, y me quedaba escuchando, bailando. El bajo llegó un poquito más adelante, a los 13. De repente dije “quiero tocar el bajo”, así como de la nada, sin nunca haber tocado nada. Tenía un primo guitarrista y me regalo un bajo que le faltaba una cuerda. Le compré la cuerda, estaban todas como tin pam, era una súper brillosa y las otras re apagadas.

Julieta: Mi hermano tocaba la batería desde muy chico, comenzó a los 10 años. Como un clásico de bateristas, se ensaya en casa, entonces dejaban todas las cosas ahí. Yo iba y me quedaba mirando los ensayos, me llamaba mucho la atención, y descubrí que podía identificar el bajo. Era algo nuevo para mí y me empezaba a resultar interesante. Cuando dejaban los instrumentos,  lo que yo agarraba era el bajo. Nunca agarré la guitarra, no sé tocar la guitarra, es una materia pendiente. Así que arranqué tocando el bajo así, probando los instrumentos de mi casa. Me enseñaron las posiciones y empecé a sacar temas, los que podía. En esa época era mucho MTV, Green Day, No Doubt, Red Hot Chili Peppers, una onda muy alternativa. Después formé mi primer bandita y de ahí no paré. Pasé por un montón de proyectos, tengo 33 y nunca dejé de tocar.

Alo: En mi caso la música llegó de joven por mi hermano Facundo. Con mi hermano somos muy cercanos en edad, él fue el primero que agarró la guitarra.  Mi vieja nos compró una criolla y él me enseñó a tocarla. De hecho él aprendió mirando los VHS de Green Day, Blink 182, movida de esa época MTV. Pyramides es la tercera banda que tengo con él. En la primera tocamos la guitarra, en la segunda él tocaba el bajo y yo la guitarra, y ahora yo toco el bajo y él toca la guitarra. Incluso él, el primer instrumento eléctrico que se compró fue el bajo y yo la guitarra, y al final yo toco con su bajo y él toca con mi guitarra. Compartimos mucho con mi hermano.
Al bajo le compré chorus que no se los sacó nunca más, encontré un sonido que me fue interesando mucho. Pero a la hora de componer agarro la guitarra o el teclado. No me quedo ahí en “soy bajista”.

Villa: Quería tocar la bata en un principio. Tenía unos ahorros pero no alcanzaban. Un día caí con Chansey, cantante y guitarrista de Folie, que hacía muy poco había arrancado con la viola, como su viejo, y fui con mis 300 mangos. Si mal no recuerdo, yo tenía quince, o por ahí. Me alcanzó para un bajo blanco ESP con unos calcos de Vic firt – marca de palos -, que me gustó porque al menos algo de la batería tenía. Empecé con un profe, mi hermana estudiaba viola, pero hacíamos la clase juntos y sacábamos temas ahí, la pasábamos joya tocando en el quincho de mi casa. Ahi arranqué, después me invitaron a tocar en una banda de punk bien cabeza, me divertí muchísimo y empecé a darme cuenta que quería seguir, pero ir más allá, por algo mío, que sienta más propio.

CR: Estando en banda, ¿sienten que encontraron otras cosas nuevas?  ¿se conectan mejor con el bajo?

Alo: Al principio me costó un montón encontrarme con el bajo, el de Pyramides es un bajo intenso, fuerte, rápido, pero ahora lo disfruto un montón y estoy siempre pensando en abrir horizontes a nivel sonoro. De a poco me fui equipando, me metí más en el sonido audio de bajo y me encanta. El dedicarme plenamente al bajo es algo que nunca había hecho antes, enfocarme en un audio que realmente me guste. Así que por suerte me fue bien. No digo que encontré el audio definitivo, pero estoy cada vez construyendo algo mejor, eso es lo más interesante.

Julieta: Eso lleva un montón de tiempo. A mí me llevó años descubrir el sonido que quiero. Es escuchar mucho y empezar a experimentar, probar, armarte de un set que te resulte cómodo. De a poquito con mucho esfuerzo.

Lean: Yo creo que el ensamble, el tocar con alguien es algo siempre importante. Estar con banda te hace pensar “en función de”. Es un tema de miradas, entenderse, saber cómo toca cada uno.

Alo: En banda siento que el bajo re equilibra, eso me parece re interesante.

Julieta: Son como los cimientos, se cae el bajo y la batería, y no lo podés pilotear. Eso es una gran responsabilidad. A la vez tenes que luchar un poco por destacarte. Porque el bajo es un instrumento bastante ninguneado. Es un instrumento fácil de abordar, cuando lo agarrás suena. Pero no significa que por saber tocar el bajo, toques bien. Todo eso es un aprendizaje, son años de tocar y de entender la música.

Alo: Así como es fácil agarrar un bajo y hacerlo sonar, esto de buscar un audio potable para la banda no es tan fácil, y eso también te separa un poco. A mí me pasaba cuando empecé con Pyramides, que tampoco tenía un equipo tan bueno de amplificación de bajo, me re costaba. Cuando pude comprarme uno piola entendí muchas cosas. Por eso lo llevaba a todos lados, porque tenés tu sonido ahí, lo encontraste y querés sonar así.

Villa: Como primer medida, el bajista es un músico del grupo por lo cual es un miembro fundamental en cuanto a ser un equipo, en lo que sea tomar decisiones, o trabajar en pos de una meta. Después en lo músical, como dijeron los chicos, es la base estructural del rock como lo conocemos. Junto con la bata, son quienes llevan el ritmo y el peso de la estructura. El bajista lleva tanto las intensidades como las tonalidades del tema, es como el 5 del equipo de fútbol.

Julieta Limia
Julieta Limia

CR: Pensando en su rol de bajistas, ¿Cómo es la relación con los otros instrumentos de la banda? Sobre todo con les guitarristas.

Alo: Creo que la relación más cercana que tenés que tener, por lo menos en mi banda, es entre el bajo y la bata. Que vayan pegados, que se entiendan y se conecten a la hora del toque. Con las guitarras y teclas también, pero es muy clave que esa unión vaya muy de la mano.

Lean: En cuanto a Circus Dei nos conocemos mucho, crecimos musicalmente juntos, entonces ya sabemos por donde uno va bien, por donde uno tiene falencias, y lo vamos mejorando, claro. Siempre lo principal es escuchar todo lo que pasa, estar con las orejas atentas al contexto de lo que se está tocando. Hay mucha gente que no lo hace, que está tocando lo suyo, y ahí no podes hacer nada. Los guitarristas tienen esa cosa de tener mucho poder, mucha distorsión que te tapa todo.

Julieta: A mí lo que más me costó fue la conexión con la batería. Me pasaba al principio que batería y guitarra se guiaban entre sí, antes que con el bajo. Eso fue lo más difícil y terminaba odiando la guitarra, pero en realidad era un tema de que con el tiempo lográs ese ensamble con el batero. Y que sobre eso que vos hagas vas llevando a las guitarras por el camino que tienen que ir. Es más la relación que ellos tienen con vos que vos con ellos.

Villa: El bajo tiene ondas largas y espesas, que uno las siente más con el pecho o los pies que con las orejas, entonces no se dan cuenta que está tan fácilmente porque no se percibe necesariamente con las orejas digamos. Pero si no está el bajo, ahí todos se darían cuenta, porque falta la burbuja que hace todo mucho más audible y equilibrado.

Lean: También existe la idea de que todos los guitarristas pueden ser bajistas. Pero después saber tocarlo es otra cosa.

Julieta: Ahí te das cuenta. Yo por lo menos, como bajista, me doy cuenta cuando un bajista es guitarrista. Te das cuenta en el toque, y cuál es su rol como músico.

Alo: A mí creo que me pasó un poco eso al principio cuando agarré el bajo. Me costó un poco darme cuenta que el bajo se toca de otra manera, se manejan las intensidades de otra manera. Eso es una diferencia que por ahí no todo el mundo se da cuenta.

Julieta: Es difícil eso, está en cada uno, en mostrarse y hacer un show. Hay bandas donde el bajista está más presente, tiene identidad, tiene personalidad, y eso está buenísimo.

CR: ¿Cuáles son las cosas más complicadas que les bajistas tienen que enfrentar técnicamente?

Lean: Técnicamente yo creo que todo. El equipamiento, pero también en técnica de toque, vas a un lugar a tocar y te dicen “enchufalo de línea”.

Alo: El equipamiento es caro. Cuando vas a un lugar siempre el que más la come es el bajista. Me ha pasado mucho llegar y que entre que el lugar no está acustizado y el ampli está “hecho mierda”, no te escuchás.

Lean: A mí una vez me pasó, en un lugar al que fuimos a tocar, que no había amplificador de bajo. Dije “No hay drama tengo el mío, dame un monitor”, y me dicen “no te puedo dar mezcla para vos”. De repente estaba con un monitoreo súper chico, me estaba escuchando el rebote de la pared, una cosa insoportable. Tenés que tocar como medio de memoria. Ahí está la importancia de un buen amplificador.

Julieta: Eso es algo técnico re importante. Yo toco con tres guitarristas, esto no le pasa a nadie, entonces los tres monitores van a los guitarristas, y el bajista comparte monitor con alguno de los guitarristas. Eso es un tema técnico que pasa, salvo en lugares muy grandes. Son los gajes del oficio. Yo tengo que entender que le tengo que dar prioridad a los guitarristas, porque si aparte cantan tienen que tener monitores ellos antes que yo, yo me escucho de atrás y listo.

Alo: Es difícil, aparte los monitores no te suelen tirar los graves que te tira un ampli, entonces por ahí si le decís “tirame graves” para sentirte como estás sonando, no queda. Nosotros que tenemos tecladista, que no tocan con ampli es por línea, sí o sí tiene que tener monitor, porque sino no se escucha directamente, entonces uno elige ceder.

Julieta: Pero así como tiene eso, tiene también algo bueno que yo destaco, que es que las bases no son tan complicadas, podría serlo, pero yo elijo ir a algo más simple porque las tres violas ya son mucho, y eso me hace relajarme mucho más en el vivo y poder estar disfrutando, bailando un toque, y eso está buenísimo y por ahí los guitarristas no lo pueden hacer.

Alo: Cada instrumento tiene su pro y su contra. A mí la verdad que me encanta todo, no me quedo ni me caso con ninguno. Principalmente guitarra, bajo, teclado, me fascinan.

Lean: Saber sobre un instrumento te ayuda con otro, todo te va ayudando, vas sacando un poquito de cada cosa, o las cosas que a vos te gustan particularmente, y sin darte cuenta ya te influye eso y cambia tu manera de tocar.

Villa: La famosa caja directa, en la cual desde pibes salimos a tocar y de pronto no había equipo o el equipo era un decoud de 20w y sabías que eso directamente no lo ibas a escuchar. Yo creo que el bajista, o al menos nosotros los de esta escena, aprendimos a tocar de memoria en vivo, y aún así disfrutarlo. Después por otro lado, la oferta, muchas cosas “comprables” no suenan bien, para empezar porque el bajo necesita bastante potencia, y caja grande para empezar a hablar un poco de graves.

CR: ¿Encuentran dificultades a la hora de querer acceder o conseguir un bajo?

Alo: Hay mercado, lo único que, con todo lo que es tecnología, el tema son los precios como todo lo que viene importado. Ahora se fue demasiado. Pasa con amplificadores, con todo. Pero si se busca hay.

Julieta: Yo uso bajos de escala corta que son un poco más chicos y no hay mucha oferta acá. Squier tiene la serie Mustang que está buenísima y no es muy cara. Estuve con ese hasta hace un tiempito que pude pasar al Fender que es glorioso. Pasé justo antes de la crisis total así que fue un golazo de media cancha, la verdad que lo pagué a un precio razonable y fue un cambio para mí histórico. Como bajista fue un antes y un después, porque la verdad que toco hace un montón pero nunca había podido, por un tema económico, pasar de categoría. Era como que siempre estuve ahí. El Squier lo manejaba con un pre ampli, con un MXR que lo re levantaba y sonaba bien, nunca tuve problemas, es impecable el sonido que tiene, es una buena serie, pero el Fender no tiene nada que ver, es otra cosa, otra historia, y en mi caso fue mucha suerte porque es el único, yo creo que habré visto dos acá en Argentina. Todo lo que es instrumentos es jodido. Hay oferta, pero siempre están las opciones más baratas, que no son tan malas. Si querés empezar a tocar al bajo y no tener uno muy de juguete, tenés esas opciones. Pero después se complica a nivel económico cuando ya querés avanzar.

Lean: Aparte a ese nivel ya empieza a ser todo caro, los pedales, el amplificador..

CR: En cuanto a modelos de bajo, ¿Tienen alguna preferencia particular?

Lean: Yo estoy muy entregado al Fender Jazz Bass. Me pasó que tenía otro de cinco y lo terminé vendiendo, era como otra onda, y me di cuenta a la larga que no. Pero con el Jazz Bass es como que encontré lo adecuado. Por ahí tengo que seguir probando, me gustaría tener varios. Busco para el vivo lo que pueda ser más versátil, no puedo estar cambiando de bajo todo el tiempo.

Villa: A mí particularmente me gusta mucho el sonido del Precision, tengo uno tipo p51 que es como una especie de Telecaster hecho bajo, tiene una pastilla sola, mete un poco más de ruido que el Precision Estandar pero tiene mucho ataque y un audio medioso que me re cabe. Igual siempre llevo un eq grafico, que sirve un poco a modo de preampli donde vos más o menos poniendo cualquier equipo lo más plano posible y ecualizando el pedal, lo voy acomodando a mí manera. Después está el Rickenbacker que para grabar muchas veces tiene ese rock que necesita la cuestión y es tan caro como hermoso…y obviamente no tengo uno.

Nicolás Villarejo (Villa)
Nicolás Villarejo (Villa)

Alo: Yo he probado modelos, pero lo que a mí más me gustó, y más pensando en esta banda, el Precision Bass es con el que me siento más cómodo, y con chorus.

Julieta: En mi caso, por un tema de comodidad, uso Mustang. Me queda mucho más cómodo. El sonido me gusta mucho, tiene buen ataque, y a la vez tengo el Preampli, con eso yo le levanto las señales. No puedo no tenerlo, es como mi “caja mágica”. Tiene un sonido re dulce.

Alo: Una vez que empezas a usar Preampli no lo querés dejar más. Siempre que vas a un lugar y no sabes cómo va a sonar el bajo, es como que con esto lo controlás un poco más, hace una gran diferencia tenerlo o no.

CR: ¿Qué nos pueden contar sobres sus referentes actuales y los de siempre?

Lean: Ahora me gusta mucho Joe Dart, el bajista de Vulfpeck. Es una locura, tiene un groove tremendo que me vuelve loco lo que toca este chabón. De chico, un primo bajista más lejano, me nombró a Jaco Pastorius. Cuando me pasó un VHS yo estaba “woow”, y de ahí se convirtió en mi ídolo. De la escena actual y local, Agus Petinatto de Mustafunk me parece muy bueno.

Alo: No suelo tener referentes, pero me inspiré un poco en el bajo ochentoso. Es más de género; The Cure, Joe Division. Entre por ahí, me influenció. Me gustó mucho esa onda. Acá hay muchos bajistas de la escena local. No soy tanto del virtuosismo, no es que me vuelco por eso lado. Me gustan bajos que aguanten la banda, como el de Julietita en Temporada de Tormentas. También como el de Atrás Hay Truenos.

Villa: No soy muy de tener referentes como de sacar todos las bases de tal o cual banda, como que siempre me pasó por épocas, al principio bajos re punk, como los de Dee Dee Ramone, después me pintó mucho tocar bases de Phil Thornalley, el bajista de The Cure, o más de grande los bajos de bandas más indie como Los Strokes, que medio que eran como la mezcla del punk con algo moderno y mas melódico. De la escena local, hay muy buenos bajistas, me gustan bajos como los de Las Diferencias, o también lo que hace Alejo Leucona, el bajista de Los Nuevos Monstruos y Mejor Actor De Reparto, que además de amigo es un tipo con un ingenio muy piola, y lo admiro como colega.

Julieta: Tengo mis referentes históricos. Krist Novoselic  de Nirvana. Nadie le da bola, pero es al día de hoy que escucho los discos, escucho el bajo, y para mí no hubiera sido Nirvana, y no hubiera llegado a donde llegó sino hubiera sido por esas líneas bajo. Kim Gordon de Sonic Youth, que es una grosa y de ahí rescate un montón de influencias. De la escena local hay un montón de referencias. Me gusta mucho los bajo de Hacia Dos Veranos, Atrás Hay Truenos, Pyramides, Medalla Milagrosa, hay bastante.

CR: ¿Les pasa que por momentos se vuelven en referentes para otras personas que se ven interesadas por el bajo y les consultan?

Julieta: Me pasa un poco. Por ahí porque soy chica, y otras chicas se identifican. Me dicen que me vieron tocar el bajo, y me preguntan que les recomiendo. Lo primero que recomiendo es empezar a identificar el bajo, después empezar a sacar temas. Hay veces que me escriben y me preguntan por un tema, grabo un videíto y se los paso. Es importante ver que es lo mejor y lo mas cómodo para que el que quiera aprender. Hay que experimentar.

Alo: Me ha pasado de bajarme y que me hablen especialmente del sonido del bajo. Me flashea más a mí de lo que le habrá flashado a la persona que estuvo escuchando. Creo que lo importante es experimentar, te va a pasar algo bueno.

Villa: Me pasaron cosas muy divertidas a lo largo de los shows, en un principio medio que te da un toque de vergüenza, pero después obvio que estoy siempre predispuesto a tirar la data que tengo a mi disposición. Una vez me pasó una hermosa de un mánager de una banda X que ni recuerdo, que el loco medio la flashó con los bajos y me abrazaba y me decía que me quería llevar con no se quienes a no se qué proyectos, y los chicos de la banda (la formación que teníamos en ese entonces) me cargaban, y nos reíamos. Después una vez también, me parece que fue en Niceto Lado B, se escuchó un grito que quedó medio como el chavo: “Villa, empecé a tocar el bajo por vos” dijeron, y ahí medio que me estallé como diciendo, “no sabés lo que estás diciendo pibe, escuchá más que hay bajistas posta”, pero a la vez se me aflojaron las rodillas porque decís “puta, a alguien le copó posta lo que uno hace”. Aparte de eso alguna que otra cosa, como recomendaciones o preguntas, pero las más divertidas fueron esas dos…

Lean: Es atracción, es ponerse un poco en el lugar. Es difícil transmitir lo que uno sintió la primera vez que agarró un bajo. El bajo rítmicamente te da un plus justamente por el rol que tiene de unir la batería con toda la parte armónica. Creo que eso suma mucho al bajo.

CR: ¿Cómo ven las bandas independientes? ¿Cómo vieron en al año musicalmente la escena?

Alo: Yo creo que musicalmente estuvo muy bueno este año. Hubo buenos discos, hubo mucho movimiento, si bien la crisis nos estaba matando, creo que hasta incluso está por ahí disolviendo bandas por el tema de que cada vez se hace más difícil remarla. Sabemos que es muy difícil vivir de esto, la mayoría de los músicos tenemos otro trabajo ajeno a la música, tenemos que “pagar la banda”, porque la gente dice “les va bien”, pero la realidad es que siempre ponemos, y cada vez ponemos más, y se hace muy difícil. Pero así y todo hubo buen movimiento de shows, la escena está activa, siento que la gente que mueve esto no quiere que la crisis le gane, sino que quiere seguir, ir haciendo fechas y ofreciendo cultura y arte para la gente, y eso es algo que me parece super valorable.

Julieta: Y que también medios como ustedes ayuden, es lo que se necesita para que no se muera. Porque ganas de tocar obviamente hay siempre, de formar proyectos, siempre hay bandas nuevas, pero aun cuando te va bien es muy jodido y requiere de mucho esfuerzo, mucha responsabilidad, es como si fuese otro laburo, pero que te gusta más,  y acá en Argentina todavía no está la cultura de que uno pueda vivir de esto. Inclusive para la gente que va a ver bandas, también está bueno que entiendan eso porque “¿ah es gratis? ¿No me regalás una entrada?”. Está todo bien, pero no lo ven, que los ensayos no son gratis, viajar con los equipos…

Alo: No lo hacen del mal, pero no ven este esfuerzo que hay atrás, organizar, producir… Mirá hice todo esto para que vos puedas venir por un precio módico de 150 pesos, veas un show… Fíjate lo que hay atrás de esto. Hay que bancar eso.

Lean: La falta que estamos teniendo es eso, la falta de importancia del arte en general, de desvalorizar. Y a nivel gobierno sabemos que es cada vez peor. Tenemos que generar conciencia nosotros mismos. Con respecto a la escena musical, a nivel bandas yo descubrí un montón de cosas. Usted Señálemelo, Bandalos Chinos, bandas que sacaron discos nuevos, que tuvieron un buen año. Eso está bueno, que salgan buenos discos, buena música. Creo que la música está buena, lo que está faltando es el apoyo en general de la gente, porque si no tenés plata para pagar los impuestos vas a pensar dos veces antes de tomar una clase, o ir a un recital. Y creo que eso es también un poco la realidad hoy por hoy, y creo que la música y el arte siguen creciendo y sigue habiendo cosas buenísimas, y eso por suerte se mantiene.

Leandro Juarez
Leandro Juarez

Julieta: No hay mucho apoyo, así que es entre nosotros.

Villa: Lo vi como un año interesante, con mucho movimiento de bandas, a pesar de lo económico, y que la gente no va tanto a ver bandas. Se siguió como siempre. El ambiente sigue sonando, las bandas siguen apostando y componiendo, a mí año a año me gusta escuchar bandas y ver como van creciendo todos los pares, con las que tocamos a lo largo de nuestra vida musical. Hoy en día hacer un recital requiere de toda una movida, y una vuelta de rosca, para hacer un evento más completo y atractivo dentro de toda la oferta y la sobre información de las redes, que va desde llevar los equipos hasta poner expositores, algo audiovisual, siempre mezclar la data artística tiene un algo de cooperación que le aporta ese plus y donde yo más lo disfruto.

CR: Pyramides, Circus Dei, Folie, Temporada de Tormentas. ¿Qué pueden contar de sus proyectos actualmente?

Alo: La verdad que con Pyramides este año hubo como un cambio copado para bien. Creo que subimos un escalón más, nos profesionalizamos nosotros mismos como banda, aprendimos cómo relacionarnos, cómo encarar proyectos. Por suerte está habiendo muy buen feedback, tanto de los medios como de la gente y eso hizo que este año por ahí podamos tocar en lugares un poco más grandes como en  Centro Cultural Recoleta, hicimos tres Niceto, Konex, Caras y Caretas. Tener que ponerte a esa altura por primera vez fue un desafío, fue muy divertido, muy interesante, demandó mucho trabajo porque queríamos ponernos a la altura y mejorar aspectos de toque, afilarnos más, somos como muy intensos con eso, y bueno nada, estuvo muy bueno. Esperemos seguir así y seguir dándole cada vez más fuerte.

Alonso Romeo
Alonso Romeo

Lean: Circus con disco nuevo. Creo que eso fue también una renovación que necesitábamos de hace bastante. Hacían falta más temas nuevos. Hubo de todo. Si bien hace un montón estamos, ahora es como que empezamos a interesarnos en ciertas cosas como vestuario, ver bien los shows, nos metimos mucho en la parte audiovisual con las pantallas y todo eso. Vamos como redescubriendo y dándole una nueva imagen a la banda. Pero contentos, fue un buen año sin dudas.  Buena recepción, la gente se re copó, mucha gente que se va sumando, te mandan mensajes y todo.

Villa: Este año a nivel banda hicimos algo que no veníamos haciendo, que fue parar de tocar un poco. Veníamos de años anteriores con promedio de entre 30 y 40 fechas, donde lo disfrutás y vivis super al palo, pero los últimos dos, como en 2016 y 2017 sacamos un disco cada año y los re tocamos, este arrancamos grabando un tercer álbum y no tocamos por unos meses, pero estuvo bueno para bajar ciertas cosas y planear pasos distintos como girar un poco por el interior, o cuestiones más conceptuales del proyecto, encarar un poco la prensa, descansar un poco. Cambiamos de modo de laburo a lo que veníamos acostumbrados, y sumamos gente al proyecto desde un lado más de producción, prensa y management, que está buenísimo porque se va agrandando la familia. Pero bueno, la manija continuó y volvimos a tocar bastante, nos fuimos a Chile, la pasamos increíble, ahora tenemos en mente volver a Mendoza y San Juan que fuimos el año pasado, y seguir adelante con esto que tanto nos gusta hacer que es tocar música que sentimos y que hacemos nosotros mismos.

Julieta: Nuestro año empezó hace poco. Tocamos ahora. Volvimos hace re poquito, después de un impasse de siete meses, de no tocar ni ensayar, necesitábamos parar. Tocamos hace 10 años juntos y la verdad es que a veces pasa, las bandas son como las relaciones, entonces a veces necesitas descansar un poco la cabeza. Nos hizo muy bien, volvimos, compusimos temas nuevos y estamos en ese plan. Tocamos en Niceto, fue un gran regreso porque estaba lleno de gente, estamos dándole mucha bola a la parte estética que ya venimos trabajando hace muchos años, experimentamos con unas chaquetas espaciales. Así que volviendo con toda y con el plan de seguir componiendo temas para sacar lo antes posible un disco porque es lo que necesitamos ahora como banda. Pero no queremos hacerlo a las apuradas, somos de pensar que no tiene que ser bajo presión, que tiene que ir fluyendo. Por suerte viene bien, estamos en una buena racha de composición y también trabajando distinto la forma de componer que veníamos haciendo siempre. Componiendo a nivel pre producción para cuando llegue el momento de grabar fluya todo con mucha más naturalidad.

FOTOGRAFÍAS POR @fuegovanguardia

Previous post
Lutos
Next post
Sin Tierra Discos

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Widget Support

SHARE

El Reino de Les Bajistas